Cómo subir un producto a Wallapop

No hay que hacer un estudio de mercado para publicar un anuncio en la plataforma, ya que la interfaz divide por partes el proceso para que sea súper sencillo. Otra cosa es posicionarlo para que lo vea el mayor número de compradores posibles, pero eso lo trataremos más adelante.

En la pantalla principal, vemos el botón «Subir nuevo producto» en la parte inferior de la pantalla.
Antes de nada, la app pregunta sobre la categoría a la que pertenece el producto.

Seguidamente, pasamos a un completo menú donde podemos rellenar el título del producto, una pequeña descripción sobre su estado o algún detalle relevante, las fotografías, precio y el peso para el envío, en el caso de que haya.
Una vez todo rellenado, revisamos los datos y pulsamos en «Subir producto».

Y ya estaría publicado en la plataforma, aunque la app sugiere posicionar el anuncio en las primeras posiciones de nuestra zona a través de su servicio premium, o compartirlo por las redes sociales.

No pasa nada si nos hemos dado cuenta de algún fallo justo después de subirlo, se puede editar en el icono del lápiz ubicado en la parte superior, así como reservarlo en el momento que alguien se interese realmente en el producto.

Consejos a tener en cuenta para subir un producto

Como hemos dicho, el proceso para subir productos a Wallapop es realmente sencillo, aunque algo más complicado es destacar el anuncio entre el resto de vendedores, dependiendo del producto que se precie y los aspectos que tengamos en cuenta antes de subirlo.

El título debe ser directo, pero completo. No podemos recargar la línea para escribir el título del producto, pero sí debemos detallar su nombre completo o calificar de lo que se trata, especialmente si es una prenda.
Las fotografías, lo pedimos encarecidamente, que no sean las de Google. Sigue existiendo la costumbre de subir imágenes descargadas del navegador, especialmente de productos tecnológicos. Inhibe a todo interesado en el producto, por lo que es realmente importante realizar fotografías medianamente decentes, en momentos de claridad y otras a contraluz, para evidenciar si hay rayadas o no.

Igual de importante es la descripción. Es tu oportunidad para detallar el producto y dar rienda suelta a tus dotes de venta. Sin entrar en tópicos, en este texto debemos concretar el estado del mismo, tiempo o frecuencia de uso, así como no olvidarse de avisar si existe algún fallo o desperfecto.

Por último, podemos añadir alguna línea explicando para lo que se puede usar o para una tarea concreta que cumpla su función notablemente. Eso incita al comprador.

Usar palabras clave. Hay que intentar implementarlas tanto en el título, descripción como en las etiquetas. El algoritmo de Wallapop hace coincidir esas palabras clave y facilita a posicionarlo más arriba.

La proximidad también es relevante. Un truco que puedes usar es que si no tienes problema de desplazamiento en coche o de concretar el envío con una empresa de transportes, la posibilidad de ubicar el producto en una ciudad es bastante viable. Eso puede ocurrir en el caso de vivir en un pueblo o alejado de la ciudad. También puedes consultar lo que más se demanda por tu zona.